Tratamiento de adicciones
Tratamiento de adicciones

Tratamiento de trastornos alimentarios

En la consulta ofrezco tratamiento especializado para los trastornos alimentarios. Cada patología alimentaria tiene sus particularidades y su metodología de tratamiento, por lo que a continuación ofrezco una breve introducción a los problemas habituales y una orientación de cómo se enfocan.

 

Comparten una serie de rasgos como el uso de la comida como una herramienta para gestionar dificultades emocionales o relacionales de su vida. Además en todas las manifestaciones hay conductas de control vs. descontrol y generalmente conflictos familiares latentes (por lo menos así lo vive la persona) y dificultades para afrontarlos.

 

Esta información es orientativa para una evaluación específica es necesario acudir a la consulta.

 

BULIMIA

 

La bulimia o la conducta de atracón compulsiva puede ser abordada como una adicción más, la persona experimenta una compulsión incontrolable por comer o es incapaz de controlar su ingesta una vez se ha iniciado. 

 

Al igual que en otras conductas adictivas esta compulsión por comer aunque genera consecuencias negativas a la persona le permite (en un primer momento) aliviar tensiones, evitar dificultades emocionales.

 

Posteriormente en las conductas alimentarias hay sentimientos de culpa muy enraizados en la personalidad por lo que suelen coexistir conductas compensatorias o intentos de mantener el control pese a lo evidente de la pérdida del mismo. Estos son comer a escondidas, mentir, ejercicio compulsivo, laxantes, épocas de ayuno...

 

Esta conducta es profundamente dañina para la persona ya que está bloqueada en la lucha permanente consigo misma y su compulsión por lo que se convierte en la obsesión constante con la comida (o el peso) con mentiras frecuentes acerca de su comportamiento y episodios de pérdida de control en su consumo.

 

Esta adicción provoca consecuencias severas, físicas con trastornos gastrointestinales, renales e incluso cardíacos y sobre todo emocionales, aislamiento, vergüenza, culpabilidad, provoca mucho daño en la autoimagen y en el autoconcepto, disminuyendo la autoestima y la capacidad de afrontar su problema por lo que es difícil que pidan ayuda.

 

ANOREXIA

 

La anorexia necesita de una profunda evaluación para determinar el mejor modo de tratamiento, hay que evaluar riesgos físicos y de salud, valorar si es necesaria una intervención hospitalaria previa...

 

En la evaluación podemos observar que la persona mantiene una compulsión por el control ya que la persona manifiesta la necesidad de mantener el control de su vida y prevenir el desastre que teme continuamente. Este miedo al miedo le lleva a conductas de control, perfeccionistas y en ocasiones restrictivas, una de las más peligrosas es la anorexia o restricción en la comida. Experimentan una compulsión incontrolable por no comer, una obsesión absoluta con el miedo a engordar y es incapaz de controlar su conducta pese a las evidencias objetivas de su malestar.

 

En esta enfermedad hay un elemento que cobra una mayor importancia que es la obsesión, el miedo a engordar pero que encubre un miedo a perder el control, fracasar, decepcionar que han asociado a la conducta de comer.

 

Presenta consecuencias muy severas, principalmente para la salud, llegando a poner en peligro su salud o incluso a la muerte. Posteriormente, como en otros trastornos alimentarios hay sentimientos de culpa y vergüenza muy enraizados en la personalidad por lo que esta conducta agrava sus dificultades emocionales, aislamiento, vergüenza, culpabilidad, provoca mucho daño en la autoimagen y en el autoconcepto, disminuyendo la autoestima y la capacidad de afrontar su problema por lo que es difícil que pidan ayuda y de esta manera se retroalimenta el problema.

 

SOBREINGESTA COMPULSIVA

 

La conducta de atracón o comer compulsivamente puede ser abordada como una adicción más, es semejante a la bulimia pero la persona no experimenta el mismo sentimiento de culpa por lo que las conductas restrictivas no suelen manifestarse. La persona experimenta una compulsión incontrolable por comer o es incapaz de controlar su ingesta una vez se ha iniciado. 

 

Al igual que en otras conductas adictivas esta compulsión por comer aunque genera consecuencias negativas a la persona le permite (en un primer momento) aliviar tensiones y modificar su estado de ánimo.

 

Esta conducta es profundamente dañina para la persona ya que, en este tipo de trastorno alimentario, la persona se aisla en su relación con la comida centrándose en su lucha interna, de tal manera que se convierte en una obsesión constante con la comida con mentiras frecuentes acerca de su comportamiento y episodios de pérdida de control en su consumo. En este patrón suele haber un abandono de sus responsabilidades y a nivel personal. La persona entra en un estado distímico en el que sólo le motiva comer.

 

Esta adicción provoca consecuencias severas, físicas con trastornos gastrointestinales, pero sobre todo emocionales, aislamiento, vergüenza, culpabilidad, provoca mucho daño en la autoimagen y en el autoconcepto, disminuyendo la autoestima y la capacidad de afrontar su problema por lo que es difícil que pidan ayuda e incluso pueden defender su conducta y su problema como algo elegido (negación).

 

TRATAMIENTO TRASTORNOS ALIMENTARIOS.

 

El tratamiento de los trastornos alimentarios no pretende que la persona alcance un peso óptimo, ni siquiera que aprenda a comer (aunque ambas situaciones se dan en tratamiento) sino que busca que la persona afronte las dificultades, reconozca el problema y pueda aprender a gestionar, de una manera distinta, el sufrimiento y el dolor que le lleva a recurrir a la comida. 

 

Por supuesto para iniciar tratamiento se comienza por la interrupción de la conducta autodestructiva (abstinencia de atracones, regular la comida, iniciar la comida y tomar suplementos alimenticios... dependiendo en cada caso) para detener el deterioro, hay que definir cuáles son las conductas dañinas, y los disparadores de esas conductas, sean pensamientos, conductas o emociones para establecer la abstinencia y los patrones de protección necesarios.

 

Además, necesita admitir que sola no puede y pedir ayuda para poder recibir las pautas de manejo y las habilidades necesarias en tratamiento para desarrollar su recuperación sobre su persona, su sentimiento de valía personal, su relación con los demás... en definitiva sobre su vida. 

 

Si estás interesado puedes contactar e informarte aquí.

 

 

Contacto

Teléfono:  655361780 655361780

Correo electrónico: epanadero@tratamientoadiccion.es

 

​Dirección:

C/ O’Donnell, 32 1ºE

28009 Madrid  

 

También puedes utilizar el formulario de contacto.

Redes sociales 

Aquí puedes consultar más información acerca de este enfoque en el tratamiento de las adicciones, eventos, artículos, noticias, opiniones...

Siguenos.